Deseos extraños

Son las tintorerías lugares extraños. Donde la gente lava lo que no puede lavar de puertas adentro. Donde tienen monstruosas máquinas que no dejan rastro de los rastros de sangre, semen, orina y tomate que los carteles del interior indican indicar a quien te atiende. «Sí… Por este lado debe estar… Fue después de correrme y antes de derramar la sopa de tomate sobre el edredón…»

He de confesarlo, ayer en una tintorería, me desearon algo extraño. En el momento de llevarme mi saneado nórdico (Hans creo que se llama), una de las empleadas me dijo «aquí pone que falta de pago«, a pesar de que yo ya había pagado los 8 eurazos y pico con antelación.
Con una mirada de suspicacia, la otra empleada, con aspecto de ser una veterana curtida en mil batallas con clientes, tomó las riendas de la situación. Hizo caer en la cuenta a su impetuosa compañera de que el borratajo a boli del resguardo indicaba que el pago estaba hecho.

Incredibile mondo

Fue entonces, con una sonrisa y cuando yo estaba a punto de salir del establecimiento, cuando la empleada que había resuelto la situación lo dijo: «… que sea lo peor que te pase en el día …»

Joder, que me dejó con las piernas temblando. Lo dicho, las tintorerías son lugares extraños de extraños deseos.

Hombre, si es Dios…

Volvemos (como el cántaro sin bonobús a la fuente) a utilizar la socorrida frase de en estas fechas tan señaladas en rojo en el calendario. Fechas de Pascua, nombre que recuerda a ascua. Ascua del fuego eterno como acto de contrición por llevar una vida sin resignación cristiana ni sacrificio. Dolor, sufrimiento y fustigamientos colectivos por lo maléficos y ruines que somos. Nos procesionamos en busca del sol que este largo invierno de 2007 nos ha negado y nos encontramos con que en todas partes cuecen habas porque come más la hipoteca que el humano. Y entre tanta vorágine y vaya usted a saber qué, nadie ya se acuerda del homenajeado de la SS: Dios hecho hombre (y mujer, por paridad).

Es suficiente desgracia que de entre todos los millones de millones de seres que pueblan el universo conocido y desconocido sólo haya uno que crea en Dios. Por lo menos, aunque sólo el ser humano sea creyente, cree con mucha pasión: bebe, come, construye, destruye, crea, mata, escribe, quema en su nombre y por su amor ¿Qué dama no se vería prendada tras tantas demostraciones de amor?

Pero, como en toda relación amorosa, siempre hay un juego de poder. El ser humano le concedió a Dios el título de creador del universo (ni más, ni menos), además del mérito de ser buena persona con el típico mal genio (recuerden las plagas y barbacoas que hacía antes de dejar de llamarse Yahveh). Lo que no está muy claro es si fue el propio Dios el que dijo lo de « Soy Uno y Trino… pío, pío ».

Infimo a lo grande

En contrapartida a todos los halagos y parabienes que Dios recibe, los humanos le obligan a escuchar sus lamentos, a aguantar sus ciscadas sagradas, a conseguir la paz del mundo y el fin del hambre, le piden que les toquen los ciegos (o las ciegas) y siempre está el clásico que me quede como estoy… Además, todas las primaveras le humillan en público en loor de senectas multitudes por unos pecados que ni siquiera ha cometido Él.

Pobre Dios. Porque digamos la verdad, lo tenemos engañado. Es un cabeza de turco y el pobre no lo sabe. Es más, se cree de verdad lo de que creó el mundo, cuando es de cajón (flamenco o de fruta) que hasta un Monstruo de Espagueti Volador podría haberlo hecho. También, la gente tiene como más devoción por las vírgenes, santos y cristos que por Dios en sí. La idolatría más cristiana-católica no cree en nuestro pobre Dios, sólo cree en las imágenes.

¿Saben? seguro que nuestros prehistóricos vecinos de Atapuerca se asombrarían de como llevamos en occidente lo de la transcendencia. Con lo bien pensados y resultones que eran los tótems. ¿Que te portabas mal? Venía el tótem del lobo a hacerse cargo con un festín de carne humana a tu cuenta y si no, los de la tribu se ocupaban de tus pecadores huesos; el mercado de los ceniceros de calavera tiene una larga tradición entre nosotros.

Es difícil saber a quién se le ocurrió la idea de encasquetarle a Dios el hacer de Dios, pero desde luego, gracias a Dios, es mucho más fácil quejarse a Él de lo mal que nos va la vida que quejarnos a un lobo o a un oso.

Recuerden que Dios no es consciente de que sólo sirve al ser humano como cabeza de turco, así que la próxima vez que Le vean por ahí no hagan la gracieta de « Hombre, si es Dios… el de Mecagüen ». Vive Dios que ya bastante tiene con su cruz.

Banda Sonora recomendada:

  • «Dios tiene un plan» x Siniestro Total – «La Historia del Blues» (2000).

PequeRelato agostero – el excursionista reprochador

áAy! Zarza, zarza. ¿Tan rica es tu savia que la defiendes con espinas…

ááAumpf!!

hija de puta?

Banda Sonora recomendada:
«Naturaleza» x Siniestro Total – Siniestro Total II – El Regreso (1983)

En Spotify: Siniestro Total – Naturaleza

Otros PequeRelatos: PequeRelato agostero – Control del espacio-tiempoPequeRelato NevadoPequeRelato lluvioso«Entras» PequeRelato I

Despecho de diario

¿Qué diría su diario a la adolescente si lo hubiese abandonado durante un día? Seguro-seguro que la llave del candado no se abriría a la primera y la adolescente se pondría ansiosa. Después, no encontraría la última página escrita. Pasaría páginas hacia adelante y atrás con los ojos desorbitados mustiando «pero, pero…». El diario vibraría de regocijo sin que la adolescente lo advirtiese cuando comenzase su siguiente truco; mostrar sólo sus páginas en blanco. Entre asustada y cabreada, la adolescente arrojaría el diario a la cama, el cual, como broche final a su travesura, rebotaría blandamente y se quedaría por fin abierto en la última página que su dueña escribió.

No me toques el amor

Abrazada a sus propias rodillas y con los ojos húmedos quemándole, la adolescente miraría largo rato desde el ángulo opuesto de la cama al maldito diario que tan difícil se lo pone. De un brinco perfectamente ejecutado, gracias a su juventud y a las clases de ballet, se tumbaría boca abajo con los pies en alto y al mismo tiempo agarraría con firmeza al travieso diario con las dos manos. Estiraría maquinalmente su brazo hasta alcanzar su boli preferido de la mesa de estudio y suavemente, con algo de reparo, comenzaría a escribir en la hoja en blanco la fecha. Tras una pausa expectante ante las posibles reacciones del diario comenzaría a redactar con su mejor caligrafía
«Querido diario:
Lamento mucho haberte tenido tan abandonado últimamente. Te juro que no volverá a pasar…
»

La adolescente sonreiría cómoda y confiada. El diario se dejaría llevar por el roce del boli, suave y cariñoso, como siempre. Escuchando a través de sus hojas, asentando y guardando secretos como sólo los diarios saben hacer y que tuenti, facebook y fotolog envidiarían impotentes desde la pantalla del portátil que reina sobre la mesa de la habitación.

Banda Sonora recomendada:
«En el 2000» x Natalia Lafourcade – «Natalia Lafourcade» (2002).
http://www.seriezeta.com/k/recursos/musique/natalia_lafourcade.en_el_2000.mp3

Unidades antagónicas

Adiós, amigho
– ¿Da usted su permiso?
– Usted por aquí de nuevo. Mmmh… Adelante, adelante. Dígame.
– Perdone la pregunta señor pero, ¿por qué me trata con recelo?
– Bueno, tampoco es intencionado, cadete. Es simplemente que cada vez que viene a verme las noticas que trae no suelen muy halagüeñas.
– Lo siento señor. Yo sólo cumplo con mi deber.
– Bien. Entonces ¿de qué se trata?
– Malas noticias, señor.
áNo me joda, cadete! ¿Otro desertor?
– Así es, señor. He esperado hasta el último momentos para confirmar mis sospechas, pero a día de hoy ya puedo confirmar que otra de nuestras unidades nos ha abandonado.
– No me diga más. Ha sido ese que llevaba ya bastante tiempo más allá que acá. Y eso que era de los mejores. Una pena, en fin. ¿Desde cuándo está con el enemigo?
– ¿Con el enemigo? No, señor. Es peor. No se ha pasado al enemigo, se ha convertido en nuestro antagonista.
– Pero… ¿qué pamplinas son esas de «nuestro antagonista»? Será el e-ne-mi-go, cadete, como siempre.
– No, señor. Es el an-ta-go-nis-ta. Una cosa es el enemigo y otra es el antagonista.
– … explíquese. Se está rifando una plaza en zapadores y usted está teniendo cada vez más papeletas
– … es bien sencillo, señor: el enemigo desea nuestro mal y en cambio, el antagonista es todo lo contrario a lo que nosotros hemos sido y somos.
– Así que según usted la última unidad que hemos perdido se ha convertido en todo lo que repudiamos, pero no nos quiere ver muertos…
– Así es, señor.
– Pero, entonces si no se ha ido con el bando del enemigo ¿con quién se ha ido?
– No lo sé, señor. Yo sólo le informo.
– Sí, sí cadete. Vuelvo a estar consternado… ¿sabe lo más desconcertante, cadete?
– No, señor.
– Que contra el enemigo sabemos qué hacer, cómo luchar y dónde encontrarlo, pero a los antagonistas ¿se les declara la guerra?
– ¿Es una pregunta retórica?
– Cadete, ¿alguna vez ha estado en el calabozo?
– ¿Señor?
– Es sólo curiosidad, por cambiar de tema. No merece la pena prestar más atención a los que no quieren estar entre nosotros. Como le iba diciendo, yo una vez estuve 15 días con sus 15 noches en un calabozo en el Aaiún, que en esos tiempos era territorio español y…
– Señor, ¿da usted su permiso para sentarme?
– Umh… sí, sí. Siéntese…

Banda Sonora recomendada:

  • Hombre solitario x Ilegales «El día que cumplimos 20 años» (2002).
    http://www.seriezeta.com/k/recursos/musique/ilegales.20an.hombre_solitario.mp3

Entrada recomendada de lectura a varios niveles: Perdemos Unidades

VídeoTrayectos vol. IV: Camiño Santiago + Santiago 30.08.08

o tren – o WC do tren – cascada urbana en santiago de compostela – pies y peregrinos – praza do obradoiro – gentes – trompeta – semáforo parlanchín – señoras coloridas – bellotas en mano – parque san domingos de bonaval

Todos los VídeoTrayectos de golpe en la Categoría VídeoTrayectos.
Lo que prentenden ser los VídeoTrayectos se puede conocer en su primera publicación.

Citas K – Vol. VII

cainSan odia odiar, por toda la energía que requiere. Ya que te pones a odiar, mejor hacerlo bien, que odiar mal es peor que querer mal (Ã?¬ Ã?¬)
[Ver Cita Original]

cainSan dixit – anfitrión de los lados sanos e insanos de Sr.K – plurkeando en los oscuros días del otoño-invierno.

Banda Sonora recomendada:
«Pues entonces te odio» x Individuos – I.N.R.I (IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM) 2007