Beis

Fulanito D.T. pasó sus primeros años de matrimonio en completo desasosiego hasta que descubrió dos cosas; una, que beis también se escribía beige y dos, que en realidad el dichoso color – que llenaba a todas horas la boca de su mujer – era igualito que el “color carne” de las plastidecor de su infancia.

Plástico tirado

Tras esta epifanía, tuvo que distribuir su odio entre el “color carne“, su mujer y él mismo.

Banda Sonora recomendada:
“¿Dónde se habrá metido esta mujer?” x Julián Hernández – … y todo es vanidad. Homenaje a Javier Krahe (2004)

Deja un comentario