Habladores y escuchadores

Simplemente: LO ÚNICO QUE QUIERE LA GENTE ES QUE ALGUIEN SE PARE Y LE ESCUCHE.* "¡Jei, haceime caso, payos!" *(demostrado por 1 de cada 10 otorrinolaringólogos)

Cuando una persona empieza a hablar sola, le quedan dos opciones: o dejar de hacerlo definitivamente o continuar hablando para sí misma, a pesar de toda esa gente que señala con el dedo en su dirección y cuchichea. Este último caso es el mágico paso de habladorlunático. Pero, no nos engañemos, el hablador necesita a un escuchador, al igual que el lunático necesita a la luna para aullar. No hace falta que exista comprensión por parte del escuchador. Con un ligero movimiento de cabeza y conatos de interrupción, que nunca lleguen a romper el flujo de palabras del hablador-lunático es suficiente.

Hablando sin palabras

Lo decía Freud y muchas madres y padres lo saben; vivir engañados es vivir felices. ¡Qué tragicómico! Sabemos que nadie va a llegar a comprender como nosotros mismos nuestras ideas pero, nos autoengañamos para seguir teniendo fuerza para difundir nuestra ideaología. Y es que todos somos la persona más interesante del mundo… para nosotros mismos. Es pues el oficio de hablador una manifestación integrista del ego, pero como de pacotilla.

Hablar y dar la chapa es un ejercicio de verborrea, pero el de escuchar es una práctica espiatoria, como el chivo, aunque en realidad sea expiatorio. Un buen hablador cuenta con el pacto tácito del escuchador. Para el resto, Dios inventó los blogs.

Banda Sonora recomendada:

9 opiniones en “Habladores y escuchadores”

  1. áAMÉN!
    Si está claro, yo siempre he dicho que como yo de interesante no hay nadie… en mi mundo.
    Hay otro problema que interfiere en la comunicación entre personas y que hace difí­cil que el interlocutor llegue a tener su receptor… y es el código del mensaje. Aquí­ cada cual usa un código distinto, mutante y mutagénico enviado desde multitud de medios para confundir, por no decir que mucha gente lo cambia como le viene en gana.Por suerte hay quien es capaz de recopilar la mayorí­a de estos códigos para poder moverse en ellos según la situación. Lo triste es que, a veces no es el código del interlocutor el que falla, sino que el receptor no está por la labor de descifrarlo o no se ha molestado en intentar entender otro que no sea el suyo.

    Y Dios inventó los blogs, medio tras el cual nos escondemos para mostrarnos a otros, y es entonces cuando nosotros, nos escuchamos.

  2. Es cierto que cuando nos ponemos a largar, basta con que haya alguién presente, aunque esté claro que se la sude lo que le estamos contando. Todos llevaos la semilla de la bestia y del chapas dentro.

    Me parece muy interesante lo de los códigos. Muchas veces en “discusiones” que se han alargado, después de mucho dar vueltas, nos hemos dado cuenta que lo primero es ponerse de acuerdo en la terminologia, por ejemplo, “eso no es arte”, “pues claro que sí­”… a ver… la cosa suele ser a que llama cada uno arte.

  3. El arte es una angañufla similar a la del oro…

    La gente se convenció de que el oro era bonito y que habí­a que tenerlo… y el que mas tuviese, mejor era… y creamos una economí­a basada en la posesión del oro… porque era bonito… (blando para hacer armas, pero genial para adornar dedos y cuellos)

    El arte… la peña se ha convenvido que si posees arte eres cool, a mas posesiones de arte, más cool eres… así­ que ten un bonito cuadro en la pared del baño, enfrente del mingitorio, te guste o no te guste… porque es arte… y, encima, di que te gusta y todo, aunque no sepas lo que representa…

  4. Me limitaré a hacer un comentario más a ras de tierra. En mi breve etapa de socorrista acuático tuve la descracia de conocer a un auténtico depredador de cartí­lagos de orejas. Aquel hablador no necesitaba un escuchador, sino un bozal.

  5. No me jodais, que lo del arte era sólo un ejemplo. NO ERA MI INTENCIÃ?â??N ABRIR ESA CAJA. Lo siento. Yo a lo que iba es a las diferencias terminológicas en las discusiones.

  6. Como decí­amos ayer y centrándonos en lo que aquí­ nos atañe, reconozco que la idea del bozal de Sr. Aniano me resulta atractiva. Incluso para quien no lo necesite como, por ejemplo, no sé… Beyoncé Knowles a cuatro patas… sí­, muy atractiva la idea. ¿Alguna voluntaria?

    P.D. Sr. Aniano, su corazoncito socorrista ha conseguido rescatar el tema. Gracias (^_^)d

  7. Sobre los escuchadores. Algunos entrevistadores han sacado petróleo de los silencios y dejar hablar a la gente. Por ejemplo Quintero y Michael Moore. Tanto uno como otro, de diferente manera, hacen la pregunta, dejan responder y después siguen escuchando… a menudo el entrevistado se pone nervioso y acaba soltando las burradas que piensa y no habia dicho en la contestación, mucho más corrcta, hasta componer auténticos discursos o declaraciones públicas.

    Y sin barra de bar para dar palmetazos, que tiene más mérito.

Deja un comentario