Haciendo fotos ajenas

No es una gran novedad, ya que hace un tiempo apareció en un conocido blog de cuyo nombre no quiero acordarme, pero permitanme que les presente la Blind Camera:

La cámara no-cámara

Es una estupenda y genial paradoja en sí misma. La cámara que no es cámara y que no toma imágenes directamente del lugar físico en el que estamos, pero que nos devuelve imágenes de otros espacios físicos y de otras personas realizadas en el mismo momento en el que pulsamos el disparador que no es disparador. ¿Magia? No, tecnología. Es tan simple como que cada vez que pulsamos el botón rojo del aparato se conecta a internet y busca en los servidores de alojamiento de fotos tipo flickr fotografías de otras personas hechas en el mismo instante en el que nosostros hemos pulsado el disparador.

Para aclarar las dudas y las mentes: funcionamiento de la Blind Camera en un estupendo vídeo con chica e imágenes a vista de pájaro de Berlín:


Necesitas Quicktime para verlo…
Vídeo a más resolución [enlace]

Henos aquí ante la tecnología al servicio del colmo de la vagancia. Como el que va de viaje y nunca lleva su cámara porque cuenta con las fotos de sus compañeros de viaje a los que abrasa con lo de hazme unas copias a su vuelta. También, es como irse de viaje a Asturias y comprar allí postales de Cádiz o incluso robarle el carrete y/o tarjeta de memoria a la familia de la tienda de campaña de al lado.

áHabrase visto! Tratar a la fotografía como, como… a un gris notario. Desde luego, es un aparato apropiado para aquellas personas que la fotografía tiene un valor documental máximo… o para las que les guste decir lo típico de el día tal de cual a tal hora apreté un botón, sí, y mira qué fotos hicieron otros en ese mismo instante…

¿Dónde queda el valor de la fotografía como imagen? Estetas, artistas y creadores absténganse de comprarla. Bueno, áqué carayo! si es que nadie la puede comprar. Si es que ninguno de los autores de los 9 blogs (10 con Sr.K, hasta el presente momento) vistos en technorati que han posteado sobre este mismo aparato ha advertido que se trata de una obra-intervención-artística-conceptual. Si es que resulta que la ideadora es una tal Sascha Pohflepp que desde Berlín y como artista contemporánea colabora con varios movimientos actuales como We make money not art y que el proyecto en el que se engloba la Blind Camera se llama Blinks and Buttons (parpadeos y botones).

Por un lado, la Blind Camera puede ser considerada como una de las memorables chorradas de internet, si eres un no-experto no-actualizado en arte, claro. Por el otro, el elitismo y la endogamia del arte contemporáneo combinado con la tecnología y el gran albañal de información engañosa que es internet genera deliciosas realidades alternativas en la que ninguno de los dos interlocutores, los bloggers y la artista, se entiende.

áVivan los vasos comunicantes! áAbajo el arte!

La página con toda la información sobre la cámara y el proyecto Blinks and Buttons [InglisPitinglis]
Blinks and Buttons

La web de Sascha Pohflepp [InglisPitinglis]
http://www.pohflepp.com/

La vía (intravenosa): Microsiervos [Castellano]
La cámara que toma imágenes de otros

Deja un comentario