Observaciones impertinentes

No sé que pasa, que lo veo todo raro. Bueno, más bien veo a la gente como con actitudes extrañas. Más exactamente a las mujeres. Y eso que no son ni las 9 de la mañana de un día de entre semana y no he bebido. Hoy las chicas me miran por la calle según paso a su lado. Simplemente, asombroso.

Alguna me ha mirado fijamente a los ojos y he evitado su mirada airado. Otra me ha parecido como que me lanzaba un beso. Aunque eso ha sido después de que una madre con sus hijos, camino de la escuela, me guiñara un ojo. Las sonrisas que me dirigen son desconcertantes.

áPusilánime de mí! nunca me había pasado algo así. Mira a esa, ¿que no se está pasando la lengua por el labio superior mientras me mira?… Joder, esto ya me está poniendo nervioso por no decir otra cosa. Esto es una broma de mal gusto que me gusta demasiado. Las miradas y los cuchicheos señalándome no cesan.

Mira tú por dónde quién mira a quién

Va a ser por eso por lo que hoy camino con decisión. Y es que hoy, me he afeitado. Ya lo decía mi madre, que así estoy más guapo… y el resto de las féminas opinan lo mismo.

áMecachis! Para ser bello hay que sufrir y para tener vello sólo has de ser tú mismo/a.

No se precupen por mis barbas. Es todo teatro e ideas del lado sano de mi cabeza.

Banda Sonora recomendada:

*[“Esta noche me voy a bailar” es una canción original de 1988 de Los Coyotes]

10 opiniones en “Observaciones impertinentes”

  1. Hay gente que a cambio de mucho menos no sólo se afeita, se viste de payaso y se va por las discotecas a ver lo que cae, que suele ser el pelo como mucho.

    Reciba mis ánimos, Sr. K. Hasta la derrota, siempre. Y más allá.

  2. Si tengo ocasión de verte,… te diré si me ocurre lo mismo que a la monja esta,…igual, no puedo dejar de mirarte,….
    Un saludo.

  3. Perder pelo es perder identidad y empezar a asumir que todos te llamen señor, pero cuando uno lo pierde voluntariamente, es una pérdida de uno mismo consciente. Es una especie de suicidio en vida.

    Sr. Blogófago, en realidad somos consumidores de axe desde hace tiempo. En confianza, sus anuncios se basan en mis extrañas experiencias con las mujeres, pero con un poco de ficción y fantasí­a.

    No se precupen por mi integridad y por los autorretretes. Ésto sólo es parte del lado sano de mi cabeza. La imaginación llega más allá que la voluntad. Yo soy yo y mi perilla.

  4. Dicen que donde hay pelo hay alegria y yo voto por el saber popular, amos, que si se dice, será por algo (fijo que hay estdios empiricos que lo demuestren)

Deja un comentario