Ingrasos

Cita original: (…) que no pasaba esto ni patrimonio ni ingrasos (…)
Localización: Conversación de mensajería instantánea
Autor: ‘Incluso el Infierno tiene sus leyes’

INGRASOS del Verbo ingrasar

1. Estipendios obtenidos por la venta de aceite (en los países mediterráneos) o mantequilla (en los países más norteños) de segunda mano.

2. Ridículo, nimio, insignificante ‘José Luis es tan ingraso que el otro día casi me siento encima de él sin darme cuenta‘ Dada la pésima calidad de estas grasas recicladas, por los restos de alimentos que contienen, los beneficios conseguidos eran tan bajos que resultaban ridículos.

Entrada de la nueva Semánti.K que se ve por internet. Colección de aparentes errores ortográficos y de expresión que tienen explicación (i)Lógi.K.

La Internacional de Los Hombres-Nenazas

Sociedad – Informa: Sr.K

La última escisión de la Confederación Universal de Los Hombres-Hombres se ha venido a llamar La Internacional de Los Hombres-Nenazas. La salida de la organización del nuevo grupo masculino se desencadenó tras la pregunta formulada por el presidente de la asamblea «¿Qué somos?¿Hombres o Nenazas?» en plena discusión sobre la idoneidad de poner los pies sobre la mesa en casa ajena.

Según las propias palabras del líder de la mencionada escición, la principal motivación que tienen para separarse de la Confederación es el hartazgo. Están cansados de no poder quedar a tomar cafés en lugar de quedar a tomar cervezas. Al parecer, por consenso en la Confederación, se admite que un Hombre-Hombre quede a tomar café siempre que sea con una mujer y con el único y exclusivo objetivo de llegar a penetrarla o al menos magrearla. Lo que no se reconoce es el derecho de los Hombres a disfrutar de un café en una cafetería con otros Hombres a no ser que haya de por medio una partida de mus, subastao o las sieteymedia y el café vaya acompañado de licores tipo orujo y/o pacharán.

áAtención! Hombres pensando

La Internacional de Los Hombres-Nenazas recoge en su nombre un clásico dentro de los retos que continuamente se lanzan entre sí los Hombres-Hombres. Junto con el popular «No hay cojones», el hecho de llamar a un Hombre Nenaza tiene implicaciones que van mucho más allá de la típica bravuconada masculina. Estas segundas implicaciones en principio negativas para los Hombres-Hombres son las que los miembros de esta nueva organización quieren potenciar y desarrollar para revalorizarlas y cultivarlas sin vergüenza.

Una de las principales reivindicaciones de La Internacional es el derecho a llorar en soledad o en compañía sin merecer el desprecio del resto de los Hombres y poder darse abrazos que no corten la respiración ni acaben con una pechada. También, pretenden conseguir relacionarse con el sexo femenino dejando como objetivo secundario la cópula y ponerse nuevas metas como conseguir amistad y camaradería con sus contrarias.

Por último, insisten en reafirmar su heterosexualidad, a pesar de su aparente debilidad sensiblera, frente a los Hombres-Hombres, a los que tildan de ser tan endogámicos y complacientes con su propio sexo que últimamente tienen actitudes cercanas a la Agrupación de Hombres-Hombres por y para Hombres-Hombres, organización bandera (multicolor) de la homosexualidad masculina.

En relación con esta reciente escición de la Confederación Universal de Los Hombres-Hombres algunas voces han comenzado a hablar de crisis dentro de la institución, ya que con la formación de La Internacional de Los Hombres-Nenazas son dos las organizaciones surgidas por desacuerdos con la Confederación. Antes de Los Hombres-Nenazas un pequeño grupo de Hombres-Hombres formaron la Asociación No seremos muchos, pero sí que somos Machos que se alejaron de la Confederación por discrepancias con la normativa interna sobre higiene personal.

Banda Sonora recomendada:

  • Señores x Def Con Dos «Ultramemia» (1996).
    http://www.seriezeta.com/k/recursos/musique/DCD_ultramemia.senhores.mp3

PequeRelato agostero – el excursionista reprochador

áAy! Zarza, zarza. ¿Tan rica es tu savia que la defiendes con espinas…

ááAumpf!!

hija de puta?

Banda Sonora recomendada:
«Naturaleza» x Siniestro Total – Siniestro Total II – El Regreso (1983)

En Spotify: Siniestro Total – Naturaleza

Otros PequeRelatos: PequeRelato agostero – Control del espacio-tiempoPequeRelato NevadoPequeRelato lluvioso«Entras» PequeRelato I

Citas de W.C. | fascículo 1 | Libre y rocanrolero

Cita de W.C. - Libertad y Rock

Mamá, de mayor yo no quiero ser artista. Nunca me han gustado las gafas de pasta y el amaneramiento me queda ridículo, porque como bien sabes mamá, soy un poco bruto.

Ya cumplí los dieciocho y puedo tomar mis decisiones, aunque sea dieciocho años más tarde. Os dejo y que conste que no lo he hecho antes porque hasta el día de hoy no tenía claro mi destino. Os agradezco de corazón vuestro alojamiento, vuestro cariño y tus lentejas, pero antes de que cumpla los cuarenta tengo que empezar a ser yo mismo.

Sí, mamá, rocanrol, estrella de rocanrol. Los chavales con los que toco aún no han terminado el instituto, pero tienen energía para dar y tomar. Creo que tenemos futuro. No mamá, dile a papá que a la fábrica va a volver su puta madre… perdón, no quería meterme con la abuela.

Banda Sonora recomendada:
No me gusta el trabajo x Ilegales «Todos están muertos» (1985).

**Citas de W.C. es una serie de fotografías de las pintadas que se pueden encontrar en los servicios de los bares que pueblan el universo conocido acompañadas por un texto que guarda cierta relación con ellas. Para ver todas [pulsa aquí].**

Está usted despedido

No es tontería. Puede ser banal, pero no tonto. También es educación de esa que ni se consigue a distancia ni viendo la tele. Saludar al entrar y al salir de los sitios es norma de cortesía y costumbre humana.

Entre vecinos urbanitas, al entrar al ascensor tenemos varias opciones: áHola!… Buenasss… Buenos días-tardes-noches… ¿Qué hay?… áHey!… áMmpff!… A continuación, podemos cultivar el folcórico subgénero literario del diálogo de ascensor o meternos en nuestra interpretación de vecino hosco y meditabundo que da vueltas y vueltas a las llaves y que sólo mira al suelo en lugar de a los ojos de la gente, que siempre mienten.

¿Y cuando suena el ahí va la despedidaaa al mismo tiempo que se abren las puertas? Pues, si usted es joven igual no dice nada, como ha hecho al entrar, o tal vez sentencie un «Adiós» amplificado por la percepción alterada que le brindan los auriculares incrustados en sus oídos. La gallarda juventud vive al día y no se preocupa por el mañana. El joven y/o la jóvena raras veces dicen el standard «áHasta logo!» del resto de los vecinos de variopintas pintas y edades.

También hay otro grupo de personas a las que no les gusta sentenciar y dejan la puerta abierta al reencuentro. Desean que el refrán arrieros somos y en el camino nos encontraremos se materialice día a día. Su despedida siempre es «Hasta mañana». Fíjense. Coincide con los de avanzada edad. ¿Casualidad? ¿Cada día que pasa es un día ganado al reloj?

Miro & Nomira

Aunque en cuestiones de educación y urbanidad, y entre saludar y despedirse, el saludo es más banal que la despedida. El saludo es un invevitable gesto de que te han pillao. Sí. Cuando dos personas cruzan la mirada se produce un duelo al sol para a ver quien desenfunda más rápido. Pero, es un duelo a la inversa. Suele sentirse ganador el que no responde al saludo del otro. Aunque si la persona que ha saludado le da el mismo valor al saludo que a meterse el dedo en la nariz, el ganador pierde. Hasta en la guerra hay normas y si cada cual sigue las suyas nadie gana, sólo se acaba en tablas.

Para ir acabando empecemos por la despedida. La despedida marca más que los encuentros. Cuando alguien se va, porque es habitual y natural que la gente vaya y venga, nos gusta que nos sentencie un Adiós, nos ilusione con un Hasta Luego o nos rutinice con un Hasta Mañana. ¿Por qué? A nadie le gusta hablar al aire, la verdad. Cuando uno se gira y de repente se da cuenta de que alguien que estaba a su lado ya no está, se siente más estúpido que cuando no le devuelven el saludo. Despedirse de alguien es reconocer a ese alguien que no sólo ha estado de paso en la vida del otro.

En fin, los humanos cultivan la complicación, la confusión y los mensajes erráticos. Siempre encuentran miles de fórmulas de no-despedidas: irse sin avisar y dar por supuesto que alguien se enterará, comunicarse exclusivamente por email, tener siempre algo que hacer cuando alguien les llama, coger enfermedades tropicales, pedir desplazamientos imposibles para poder reunirse, cambiar de número de móvil, no coger el teléfono, no responder los sms, estar 5 minutos e irse diciendo «Hasta Luego»…

El saludo es una convención social por la que todo el mundo se preocupa en vida. La despedida es un deber con nuestras relaciones personales de la que sólo nos acordamos cuando la muerte aparece.

Que me la muerte me salve de la hora de las alabanzas y que me lleguen en vida.

Banda Sonora recomendada:
No mires a los ojos de la gente x Golpes Bajos «Golpes Bajos» (1983).

Dedicado a ti, perro que eres un perro, aunque en realidad sois varios y diferentes.

Electricidad

Chisporrotean los dedos. Cada roce está cargado de electricidad que consume la columna vertebral y hace temblar las piernas. Idas y venidas súbitas – que no agresivas – de los dedos descubriéndose por primera vez porque no están acostumbrados a tocarse a sí mismos. Necesidad de apretarse buscando tierra para los amperios que provocan pequeñas descargas entre los dedos.

Piernas inquietas y enredadas. Más cerca no se puede estar. No es posible traspasar la piel, pero sí se puede recorrerla palmo a palmo y apretar tanto la caja torácica que las exhalaciones sean pequeños gruñidos. Animal. Como un gato buscando teta con los ojos cerrados y rozando su cabeza contra el cuerpo de su gata madre.

En el fondo, ella

Cuando todo empieza a perder el sentido, sólo queda el tacto y un sabor torpe en la boca. Ya la electricidad se ha transformado en calor y si antes no hacían falta las palabras, ahora ni tan siquiera por la cabeza se asoman. La mente está llena de tacto. El silencio se vence con sonido de ropa en roce, gruñidos, chasquidos y más gruñidos. Y todo para, al final, seguir notando la electricidad en las yemas de los inquietos dedos. Aunque, ya no hay chispas ni descargas. Sólo suave electricidad continua. La toma de tierra es apretarse muy juntitos.

Banda Sonora recomendada:
¿A quién vas a culpar? x Siniestro Total «La Historia del Blues» (2000).

En Spotify: Siniestro Total – ¿A quién vas a culpar?