Tribu obliga

Vox populi est que la juventud va de uniforme. Sí, del uniforme que marca Bershka, Zara, Bennetton, Carrefour, etc. Tanto ellos como ellas exhiben sus galas en fin de semana y su fondo de armario en clase. Todo para que la tribu no haga uso de la terrible Ley del Hielo. El reconocimiento social es lo más importante cuando se es joven, aunque odies a todos los que te reconocen como cool-guay-enrollao.

Dada la importancia de la moda en la vida del joven contemporáneo, busquemos su origen. Según algunas deducciones superficiales e inconcluyentes, la moda es algo inventado por los resentidos del instituto venidos a más. Sí señora, no se me escandalice. Esos elementos que con oscuras artimañas y pactos innombrables han conseguido el poder de sentar cátedra sobre el aspecto que ha de tener el resto del universo humano.

Compréndanlos, criaturitas ¿Quién se resistiría a la tentación de poder humillar a la tía buena de insti? Tengamos en cuenta que ella se rió, humilló y excluyó a todos aquellos raros, incapaces sociales, en la jungla del insti. ¿Alguien tiene una teoría mejor para justificar la ropa de mal gusto y ridícula que se vende en los templos de la moda? Quizá sí, pero no sea tan interesante como ésta.

Bailando, me paso el dia bailandoooo...

Así que sin otra intención que superar sus traumas adolescentes, a estos gurús no se les ocurre nada mejor que obligar a las jóvenes a vestir trapos que sólo quedan bien a las niñas de 12 años o a anoréxicas cocainómanas de 30. Aunque la perfección de lo maquiavélico llega con los zapatos de tacón. Hacer andar a todas las jóvenas (y no tan jóvenas) con tacones que requieren un cursillo avanzado crea procesiones de chicas que sin ser patizambas lo parecen.

Si a este combo de vestimenta estrambótica + tacones imposibles le añadimos unas zonas de copas sitas en calles empedradas (cascos histórico-alcohólicos), conseguimos una legión de muchachas que van dando tumbos a primeras horas de la noche sin haber tomado una triste gota de alcohol.

En conclusión, háganse viejos, huyan de la tribu o únanse a una tribu nudista. Occidente está perdido.

Banda Sonora recomendada:

  • Cualquier trapito que te quitas te sienta tan bien
    Transportes Hernández y Sanjurjo “Privilegios de tener una ocupación inútilââ?¬Â (2005).

    http://www.seriezeta.com/k/recursos/musique/THS_trapito.mp3

12 opiniones en “Tribu obliga”

  1. Muy cierto… Pero también existimos los que, con perdón, nos la pela la tribu y vamos como más nos gusta… resulta que por ir algo diferente (más heavy/rockero) de repente le caigo mejor a todo el mundo… Creo que es porque destaco y no hago caso de los intentos de hundirme, que ha habido uno. Lo raro es que solo uno.

  2. Muy ácido el comentario, pero se queda corto por un lado y largo por otro.
    Diferenciarí­a entre varias versiones de lo que consideras chicas alienadas. Las hay que desgraciadamente tienen un problema con su peso, y SI tienen en alguna de esas tiendas la ropa adecuada que viste con su problema, igual que hay tiendas que venden a gente con otros problemas, otros objetos. Y es muy criticable (para mi seria delictivo), el ganar dinero descaradamente con niñas enfermas de no comer.

    Por otro lado, hay chicas que compran en alguna de esas tiendas, porque sencillamente son baratas. En ese caso el hábito no hace al monje. Y como generalizar es siempre arriesgado, cada una de esas chicas “normales” tiene su vida y su personalidad, que no tiene porque ser aburrida, dependerá de casos.
    No todas esas tiendas venden solo talla 36, son diferentes entre ellas.

    Tambien tenemos la tipica juventud “alternativa” cuya unión a tribus urbanas minoritarias se me antoja de una falta de personalidad aun mayor. Los emos y demas nuevas tribus alternativas son de traca.Y ellos (odio generalizar, generalmente) si hacen uso de una estetica excluyente con el resto de la sociedad que una chica que ahorra 20napos para un pantalon del zara no hace.

    Porque las chicas que visten de Inditex, excepto prendas para anas y mias, horteras no es que sean mucho. Eso del horterismo lo dejamos a los pendientes de Aro y las cadenas de colorao de los canis y sus hembras. Que eso de los canis, daria para una enciclopedia del profesor cojonciano.

    Y tranquilo, que si sobrevivimos a las hombreras, pantalones bombacho y pellizas que convivian en armonia con americanas verde pistacho, sobreviviremos a Inditex.

  3. Las pintas engañan. Es cuestión de acercarse a casi cualquier alternativa y comprobar que es tan sólo una moda, una pose sin fondo. La sociedad desmovilizada y apolitizada en la que vivimos hace que los sí­mbolos de determinadas luchas se conviertan en simples modas. Importa más el continente que el contenido. Yo prefiero ligar con las pijas… ;-)

  4. Estimados visitantes; la cuestión aquí­ no es juzgar, sino señalar culpables.
    Dejen la moda de hablar de moda y únanse a la moda de no asumir responsabilidades.

  5. Muy acertado el post.Digamos que estas muchachas parecen bajadas de un caballo después de una persecución el Gran Cañón del Colorado.
    un saludo

Deja un comentario