Yonkis de lo extra-ordinario

Tanto goza el yonki de su droga como el vulgar vulgo se regocija en estas fechas tan señaladas. Es delizioso el ritual de búsqueda de una meta final, que tanto para el yonki como para la población occidental, es un éxtasis sensorial que dura lo que dura y lo que dura me da igual. Una vez pasado el subidón siempre queda la sensación de que de tanto esperarlo casi ni se ha podido disfrutar. Nacen voluntades de redención y se dice que para la próxima vez hay que hacerlo más grande, más largo y mejor. Meterse más en ello, en definitiva. Olvidarse de lo accesorio y lanzarse a conseguir el mejor cuelgue o la mejor nochebuena, nochevieja, despedida de soltero/a, boda, cumpleaños o concierto.

¿Piensa acaso el yonki que puede acabar rajado en la calle cada vez que se acerca al barrio de chabolas para pillar? ¿Es consciente el consumidor compulsivo de que las compras navideñas o las rebajas son peores para su corazón que tres bocadillos de panceta untada en sebo? Ninguno de los dos es consciente del riesgo. Son, respectivamente, súper-yonki y súper-señor o súper-señora. Nada ni nadie puede con ellos.

Papa Noel esta colgado

El premio que espera al final de la carrera merece la pena. Mientras, los que les rodean piensan «si dinero no habrá, pero para tonterías…» y hacen como que no se dan cuenta de que por mucho que lo intenten ni el súper-yonki ni el súper-señor ni la súper-señora conseguirán hacer su éxtasis anhelado mejor. Al final, sólo consiguen hacerlo diferente por mucho que se esfuercen en repetirlo.

Asúmanlo: Santa Teresa de Jesús sólo hubo una y era de Ã?vila a pesar de todo. Ni todos los abulenses son santos ni todos los santos tienen yemas. El éxtasis ya sólo es química y la felicidad de un tiempo a esta parte es un síndrome. El yonki nunca consigue el cuelgue imperecedero y no todos los días son Navidad. La sobredosis siempre es fatal porque la perra de la mano siempre se va. Vigilen su mano, pero déjenle siempre cerca el número de urgencias o al menos un sobre de Ã?lmax.

Como dicen los loteros: áSalud!

Banda Sonora recomendada:
Es Navidad x Los Acusicas del disco “Ha sido éste” (2004)

9 opiniones en “Yonkis de lo extra-ordinario”

  1. cierto, la desvirtuación de la realidad navideña es directamente proporcional al paroxismo por entrar en un hipermercado, o mejor, por estar obligados a ser felices por no se sabe que decreto divino.

  2. Buena la reflexión. Además de gastarte la pasta en un ‘sinparar’ desde que comienzan estas fechas algunos ‘malandrines’ descuelgan y se llevan ‘los3papanoeles’ que están anclados a una escalera de cuerda blanca.
    Uno lo puso con todo cariño en su ventana y al dí­a siguiente se encontró la escalera de cuerda blanca cortada….y por supuesto no habí­a papanoeles…

  3. bua pues yo conozco a la auténtica yonki, la que trabajaba en el antiguo mexicano de la plaza roma (ahora se llama ahorita mismo) y nos hizo espectáculo gratuito y todo y a esa lo que la faltaba era panceta en el cuerpo.

  4. Apoyo a Macacolandia: lo que te pasa es que te has ventilado solo el jamón y te ha entrado mala conciencia por no compartirlo con la comunidad bloguera. Ante esa mala conciencia, ya sabes, sal un dí­a quemar la visa y te sentirás como nuevo.
    Es que Papá Noel, a fin de cuentas, no es más que un tí­o “colgao”, como queda demostrado en tu foto.

  5. Una excusa como cualquier otra para poner una canción navideña de los Acusicas, eso es lo que es.

    Que si, que todos despotricando contra la Navimierda, pero, de celebración religiosa, el 25 un poco y los Reyes, la parte no comercial que le dejen. Que esto son unas vacaciones paganas, va-ca-cio-nes, y mira que hay que ser rarito para quejarse de tener vacaciones, que más os gastais en verano y no decí­s que sea malo… y ahí­ no rulan los jamones/paletas que da gusto (más para mi, claro, que lo he catado).

    …y el que haya ido a la misa del gallo o a cantar villancicos a las casas que levante la primera mano…

Deja un comentario